viernes, 23 de mayo de 2014

Off: "Madre, padre, tutor o encargado" - Maia

Maia:


Padrinos, es algo que nunca tuve. En realidad, nunca tuve nada. Padrinos, ni madre, ni padre, tutor ni encargado. Al principio cuando naces sos el hijo de alguien. 


Tu nombre es importante porque te dice quien sos, pero tu apellido también porque te dice de dónde venís. 

Tu nombre, tu apellido, de quién sos hijo, quién es tu hermano, o padre de quién sos es importante porque te dicen quién sos. El día que te vayas van a poder decir quién fui. 

Cuando no tenes apellido te vas volviendo invisible y mudo, no podes decir quién sos y nadie te nombra. 

Cuando un hijo busca ser reconocido por un padre todo el mundo piensa que va por la guita, y puede ser, porque uno necesita sentir que vale algo. 

El bautismo es como que te den el carnet del club, te dan la bienvenido, sin eso uno se siente que esta de prestado en todos lados. Te sentís un colado en tu propia vida. Es como un país, sin historia, no hay país. 

Tener nombre pero no apellido, es una esquina con una calle. Si no sabes las dos calles vas a estar perdido. Un apellido es una dirección exacta, te dicen bienvenido este sos vos y esta es tu historia. Sigo siendo una esquina de una sola calle.

Cuando sos el hijo de tal, el nieto o sobrino de tal, nunca vas a estar solo y eso sí es una fiesta. 

Podes cambiar todo en tu vida, tu aspecto, tu color de pelo, incluso tu apellido. Pero hay cosas que nunca cambia, y eso, es la identidad. 

Es como un actor que se cree el personaje, te dicen sos un pobre pibe que vales menos que la basura o sos re millonario y vos te lo crees. ¿eso es la identidad? 

La identidad es la suma de quién te toco ser y de quién te convertiste. Una mezcla de lo que queres mostrar y de lo qué realmente sos. Esa es la identidad. 

La identidad, es eso que nos duele a todos aquellos que no tienen apellido. 

Tu identidad, es todo lo que sos, pero también, todo lo que no sos. Es la familia que tenes, y la que no tenes, la que te falta. Eso, también sos. 

La identidad no se trata de tener, se trata de saber, sea lo sea saberlo. 

Que te mientan sobre tu origen es como no tener ni nombre ni apellido, es como que no sos nadie, no existis. 

La identidad es también que alguien quiere que existas, que estes en su vida. 

La identidad es que al final puedan poner tu nombre en la tumba y decir quién fuiste. 

La mentira, el silencio sobre tu identidad, te lleva a la pregunta más difícil de responder ¿quíen soy? O la pregunta más triste ¿quién me quiere? 

La verdad, te lleva a la libertad. Ya no estoy solo, ahora tengo un hermano, madre, padre, tutor y encargado ya no soy una esquina de una sola calle. Ahora tengo nombre y apellido: ahora soy Manuel Uriarte. 

Lo más importante de la identidad es que los demás pueden reconocerte, quien sos y quien no sos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario